Ads 468x60px

martes, 28 de septiembre de 2010

Too much noise, too early!

Tengo la suerte y la desgracia de que mi jefa llegue antes que yo. Su llegada anticipada la compensa por la tarde, porque tiene un nene chiquito al que deja temprano en la escuela y prefiere irse antes para estar con él por las tardes.
Me parece una excelente idea, porque tiene claras sus prioridades y no espera otra cosa de sus subordinados; y sobre todo es una buena idea, porque esa última media hora del día suele ser más relajada.
Si a eso le sumamos que su humor matutino es similar al del conde drácula que aparecía en "Los Juegos del Terror" (se me cayeron un par de sotas con esa comparación), habitualmente no cruzamos palabra, como mínimo, antes de las 10:30.
Sin embargo, muy de vez en cuando, no espera ni que cargue mi termo para unos mates y me llama a su escritorio para tirarme un fardo de cosas para hacer, me da un poco de escuelita sobre cómo se hacen las cosas y discutimos sobre cómo hacer mejor las cosas.
Sólo en esos días, empiezo cruzado la mañana. Digan que hoy llueve, y a mal tiempo, buena cara!
Que tengan un excelente día, el mío sólo puede mejorar!

4 comentarios:

El alter ego de Mabel dijo...

ésa es la ventaja de tener un cerebro que se despierta dos horas y media después que su cuerpo. y ustedes me decían lenta... ja.

deMónicamente dijo...

la última media hora del día suele ser más relajada, pero las primeras debens ser fatales!!
kissesss

Poète Sophie dijo...

digamos que en días de mierda, reconforta que las cosas no puedan ir peor -.-

un besote :) espero qe se te haya hecho leve!

AS dijo...

Meibel, todo tiene su ventaja. PEro en tu caso, si dormis 18 horas y tardás 2 1/2 en despertarte significa que pasás conciente 3 1/2 del día!

Moni, a veces ni siquiera se va temprano!

Sophie (me encanta el nombre y el idioma), efectivamente solo fue mejorando, aunque tímidamente...

Besos!

 

Sample text

Sample Text